Ruleteros
Si quiere ver todo el contenido del foro registrese como usuario.

No tendrá publicidad y podrá intercambiar ideas y opiniones con usuarios con su misma inquietud.

Si no, solo podrá acceder a una visión limitada del contenido de estos foros.


If you want to see the entire contents of this forum you must register.

Don't have advertising will be able to exchange ideas and opinions with users with the same curiosity

If not registered, can access only a limited view of the contents of these forums.

Continuando la navegación, usted acepta la utilización de las cookies que los servicios de terceros puedan establecer. Mas información
Hora del foro
Aviso!! Announcement!!
Para ver el contenido del foro en su totalidad, debe estar registrado, sino tendra una version REDUCIDA del mismo.

To view the contents of the forum in its entirety, your must be registered, your not be registered will have a version thereof REDUCED.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Estadísticas
Tenemos 2323 miembros registrados.
El último usuario registrado es tosh_akd.

Nuestros miembros han publicado un total de 33356 mensajes en 2477 argumentos.

Epaminondas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Epaminondas

Mensaje por carlostavo el Lun Mayo 26, 2014 4:05 pm

El negrito Epaminondas



Epaminondas es un negrito, hijo de una mujer negra tan pobre que, como no podía dar a su hijo más que el nombre, le puso el más largo que encontró en el santoral.



La madrina es otra negra, algo menos pobre que la madre; quiere mucho al negrito y le dice que vaya a visitarla con frecuencia para, con ese pretexto, hacerles algún regalillo.



Un buen día regala al negrito un riquísimo bizcocho, y le advierte:



-Llévalo bien sujeto para que no se te pierda.



-Bien, madrina –contesta muy contento Epaminondas.



Y tanto y tanto aprieta la mano durante el camino que, cuando va a entregar el regalo a su madre, sólo lleva unas pocas migas.



-¿Qué me traes, Epaminondas?



-Un bizcocho, madre.



-¡Un bizcocho! ¡Válgale Dios! Pero, ¿qué manera tienes de llevar un bizcocho? ¿Quieres saber cómo se lleva? Lo envuelves muy bien en un papel de seda y después lo colocas en el ala del sombrero; te lo pones, y, muy despacito y derecho, para que no se te caiga, vienes tranquilamente a casa. ¿Has comprendido?



-Sí, madre.



A los pocos días vuelve a casa de su madrina, que ahora le regala un buen pedazo de mantequilla para el desayuno del día siguiente.



Epaminondas coge la mantequilla y la envuelve con mucho cuidado en un papel de seda y la coloca sobre el ala del sombrerón de paja; se lo pone en la cabeza y echa a andar muy despacio, y muy derecho, para su casa. Es un hermoso y caliente día del verano; el sol derrite la mantequilla, que va cayendo en pringosos goterones por la cabeza y cuello del negrito.



Y cuando Epaminondas llega a su casa y quiere entregar a su madre la mantequilla ya no queda nada y el cuello y la espalda del niño parecen untadas de tocino.



La madre se lleva las manos a la cabeza al verle en este estado.



-¡Dios mío! ¿Pero cómo se te ha ocurrido traer así la mantequilla? Para conservarla bien debiste envolverla en hojas muy frescas y a lo largo del camino ir refrescándola en todas las fuentes que encontrases. Sólo así hubiera llegado a casa en buenas condiciones. ¿Lo has entendido?



-Sí, madre.



Y a la vez siguiente la madrina regala a Epaminondas un lindo perrillo. El negrito no lo piensa más; lo envuelve en grandes hojas de parra bien frescas, y por el camino lo va metiendo en todos los arroyuelos que encuentra, de manera que cuando llega a su casa el infeliz perrillo está casi muerto de frío y tiembla como la hoja en el árbol.



-¡Dios me valga! –exclama la madre-. ¿Qué traes aquí Epaminondas, hijo?



-Un perrillo, madre.



-¿Esto es un perrillo? ¿Y es así como lo tratas? Un perrillo se lleva con una cuerda atada al cuello, y tirando de él con cuidadito para que el  animal ande. ¿Has entendido?



-Sí, madre.



Y cuando vuelve a casa de la madrina, la buena mujer le regala un sabroso pan, recién sacado del horno, crujiente y doradito.



Epaminondas le ata una cuerda, lo pone en el suelo y vuelve a casa tirando de él, como le había dicho su madre que tenía que hacer con el perrito.



-¡Dios mío! –grita la madre-. ¿Qué me traes aquí, Epaminondas?



-Un pan que me ha regalado la madrina –contesta el niño orgulloso.



-¡Epaminondas, hijo, serás mi perdición! No volverás a casa de tu madrina ni te explicaré ya nada. Seré yo la que vaya a todas partes.



Al día siguiente la madre del negrito se prepara para ir a casa de la madrina y antes advierte al hijo:



-Epaminondas, hijo, ya has visto que acabo de hacer una hornada de seis pasteles y los he puesto sobre una tabla, delante de la puerta, para que se enfríen. Vigila que no se los coma el gato, y, si tienes que salir, mira bien cómo pisas por encima de ellos con cuidado.



-Sí, madre.



La madre se va y el negrito mira cómo se enfrían los pasteles y, como quiere salir, “mira bien exactamente cómo pisa encima de ellos” –uno, dos, tres, cuatro, cinco- y va poniendo los pies sobre cada pastel, convirtiéndoles en una confusa pasta.



La madre llega a poco... y nadie sabe todavía lo que allí pasó, pero el caso es que Epaminondas no podía sentarse al día siguiente.





Quería dejar un saludo a todos los integrantes del foro y compartir este clasico cuento.



Mas de una vez he sido Epaminondas aplicando técnicas y conocimientos leídos.



saludos Carlostavo 




 






 

carlostavo
Bronce
Bronce

Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Localización : rosario - santa fe - argentina

Volver arriba Ir abajo

Re: Epaminondas

Mensaje por Reader el Lun Mayo 26, 2014 4:47 pm

Jajajajaja, creo que nos ha pasado a todos.

Reader
Inactivos
Inactivos

Cantidad de envíos : 395
Fecha de inscripción : 20/10/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.